4 Abr, 2017

                   Fragmentos de un mundo que todavía no existía

JUANA

Por muchos años, durante las horas de descanso en su trabajo, Juana se dedicó a recoger papeles y diferentes materiales destinados a la basura. Algo le llamaba la atención de estos desechos que le parecían tan bellos como extraordinarios.

Ya sea por su color, su textura o su diseño, Juana vio en esta retacería, los fragmentos de un mundo que todavía no existía: ese mundo que ella llevaba tiempo construyendo en su interior y que por fin podría convertirse en una realidad.

Utilizando varias técnicas, lo mismo el collage, la urdimbre o el sencillo armado y pegado de los elementos reciclados, Juana se ha dedicado a la configuración de campos visuales que evocan paisajes interiores y panoramas de naturaleza recreada.

Desde su casa en la montaña, Juana ve, Juana busca, compone y termina cada una de sus piezas ofreciéndonos el reflejo de su vida, de su espíritu y de su potente expresión artística que hoy contemplamos reunida, como un asombro atemporal que nos toca en lo profundo del ser y el arte verdaderamente auténtico.

Paloma Porraz
Marzo, 2017